noviembre 18, 2021

5 consejos para elegir los muebles del salón

Por Asia Central

La mejor manera de hacerlo es trazar un mapa de la habitación en papel cuadriculado. Haz el dibujo a escala para que cada cuadrado represente una medida determinada. Por ejemplo, si la sala de estar va a medir 3,5 metros por 4,5 metros, cada cuadrado representará una pulgada, lo que significa que el rectángulo tendrá 144 por 180 metros. Con este esquema de la habitación, puedes hacer un esbozo de dónde irán las cosas.

En la mayoría de los casos, lo mejor es concentrar los muebles en torno a un punto central, como el televisor o la chimenea. Con un esquema a escala de la habitación, puedes dibujar piezas que representen cosas como sofás, sillas y mesas. Estos consejos de moradillo.com te ayudará a saber qué tamaño quieres que tengan los muebles para poder comprar sin hacer conjeturas sobre si encajarán.

1. Empieza por lo básico

Cuando se trata de muebles para el salón, lo más importante son los asientos. Quieres algo cómodo y necesitas suficiente para los invitados. Los sofás seccionales son agradables porque puedes colocarlos en una esquina contra una pared o en el centro de la habitación para definir el espacio. Sin embargo, a veces son un poco grandes y puede parecer que se apoderan de la habitación. Algunas personas prefieren un sofá y una o dos sillas.

Busca tejidos que no se manchen y que sean fáciles de limpiar. Dependiendo de tu estilo, puedes elegir un color neutro que pueda combinarse con elementos brillantes o un color más intenso que destaque. Pida al constructor algunas muestras de los colores del suelo y de las paredes para poder combinar los muebles con la habitación.

2. Incorpore otros elementos

Una vez que haya seleccionado las piezas principales, puede añadir otros elementos al espacio. Esto puede incluir estanterías, mesas, otomanos e iluminación. Por último, piensa en cómo vas a utilizar la habitación. Si el sofá que has comprado tiene portabebidas incorporados, puede que no necesites una mesa auxiliar junto a él. Si no es así, quizá quieras mesas pequeñas en los extremos o una mesa de centro delante. Si el sofá va en el centro de la habitación, algunas personas colocan una mesa detrás del sofá. Cualquiera de estas opciones puede funcionar.

Recuerda que tener una otomana grande o una mesa de centro en el centro de la habitación puede ocupar bastante espacio útil. Si crees que no vas a utilizar estas piezas, no las pongas. Siempre puedes recoger algo más tarde si la habitación se siente vacía.

3. Mantén las cosas compactas

Si quieres ahorrar algo de espacio y mantener una sensación de apertura en la habitación, busca muebles que sean compactos. En lugar de un sofá de estilo inglés con cojines de gran tamaño, elige un estilo elegante y moderno que siga siendo cómodo. Incluso puedes elegir un sofá de dos plazas en lugar de un sofá de tamaño normal. Busque las versiones “ahorradoras de espacio” de los sillones reclinables. Este estilo requiere menos espacio abierto en la espalda para reclinarse.

Busca también mesas y estanterías delgadas. Servirán para lo mismo pero ocupando menos espacio.

4. No olvide el espacio de almacenamiento

El almacenamiento adecuado es la clave para mantener el orden en el salón. Busque muebles de salón que también pueda utilizar para el almacenamiento. Cuando compre los muebles de su sala de estar, piense en los objetos que podría necesitar guardar. Unas cuantas estanterías podrían ser perfectas para tus libros, mientras que los armarios pueden guardar artículos de temporada o juegos de mesa. Si vas a utilizar una otomana o una mesa de centro, busca versiones con almacenamiento debajo.

5. Elige piezas polivalentes o móviles

Con los muebles adecuados, tu salón puede funcionar de varias maneras. Los sofás-cama extraíbles, por ejemplo, son ideales para cuando tienes invitados que se quedan a dormir. Un conjunto de mesas plegables para la televisión puede ofrecerte un espacio extra para la mesa cuando tengas una fiesta o quieras cenar mientras ves una película, pero se quitan fácilmente cuando no las necesitas.

También es bueno tener sillas que puedas mover fácilmente por el espacio, especialmente cuando tienes unos cuantos amigos en casa.

Regalarte unos muebles nuevos es la forma perfecta de empezar tu nueva vida en casa por el buen camino. Unas pocas piezas clave pueden marcar una gran diferencia en tu felicidad, así que no tengas miedo de gastar más por las cosas que te gustan.